NOVEDADES

Derechos de Autor y Acceso a contenidos educativos y culturales en la región

La Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), la Cámara Uruguaya del Libro (CUL) y AGADU, organizaron un Panel sobre Derechos de autor y acceso a contenidos educativos y culturales en la región, bajo la consigna Crear Vale, desarrollado el lunes 3 de octubre, en el salón Rojo de la Intendencia de Montevideo, en el marco de la 39° Feria Internacional del Libro.

En el panel participaron: Alberto Sileoni, ex ministro de Educación de Argentina, Daniel Iglesias de Conectar Igualdad de Argentina, Luis Fernando Iglesias de la Cámara Uruguaya del Libro y Eduardo de Freitas, director general adjunto de AGADU. El moderador fue Jaime Clara.

En esa oportunidad se presentó la campaña “Crear Vale”, que recoge en formato audiovisual algunas opiniones de escritores uruguayos sobre la importancia del derecho de autor.

Luis Fernando Iglesias de la Cámara Uruguaya del Libro repasó la situación que dio origen al acuerdo firmado entre la CUL, FEUU y AGADU, con la participación del PIT-CNT. (Ver noticia relacionada)

Comentó que en 2013, en momentos en que trascendió el incidente de la casa de fotocopiado y la reproducción ilícita de las obras -penada por la ley-, la FEUU presentó un proyecto que pretendía el acceso a la cultura, fijaba una nueva regla sin respetar derechos sobre las obras.

“Allí empieza un largo trayecto, que tuvo una serie de cambios, ya que intervino el Consejo de Derecho de Autor -que es el organismo que asesora en estos temas al Poder Ejecutivo-, y se transformó en un proyecto más racional, aunque se podía estar de acuerdo o no. Ese proyecto obtiene la media sanción del Senado en abril. Ante eso, hay una serie de grupos que entienden que se atenta contra la cadena de la publicación del libro, y cuando parecía que todo estaba empantanado, aparece el PIT-CNT como articulador para generar un ámbito de negociación. Se crea una comisión integrada por AGADU, CUL y FEUU, y se forma una sub comisión de abogados para intentar ponerse de acuerdo y llegar a una solución de consenso. Esto llevó más de un mes. Cada tanto, se negociaba y discutía. Se redactó un texto y fue presentado a la Comisión de Cultura de la Cámara de Representantes, que ahora tiene a su estudio el proyecto”, dijo Iglesias.

El representante de la CUL continuó: “Lo interesante es ver que, en posiciones que parecen encontradas, discutiendo y en ámbitos de intercambios, se pudo llegar a este acuerdo que satisfizo a todas las partes. Es un insumo más que tiene la Comisión de Cultura, que cuenta con el aval de esas organizaciones que estuvieron desde antes en el tema. Ahora los que tienen la palabra son los legisladores”, concluyó Iglesias.  

Eduardo de Freitas, director general adjunto de AGADU, saludó la iniciativa del panel y a los integrantes del Consejo Derecho de Autor que, como el diputado oficialista, José Carlos Mahía, se encontraban en la sala.

“Soy un convencido de que hasta el año 2003, nuestros legisladores tenían muy claro el concepto de políticas públicas de innovación y protección. Que si bien se asentó la Ley de Haedo de 1937, traída desde Argentina, colocó una postura típicamente autoralista. Siempre mantuvo un esquema de limitaciones y excepciones apuntando a esa política, permitiendo la articulación con otros derechos constitucionales, no solo el Derecho de autor, sino también el Derecho a la información, el Derecho de acceso, que siempre han estado presentes. En ese curso, la ministra de Educación y Cultura del gobierno de Julio María Sanguinetti, la doctora Adela Reta, coloca penas de prisión de tres meses a tres años de penitenciaría para quien reproduzca ilícitamente una obra. Eso indicaba una señal clara para la protección efectiva de los Derechos de autor. Avanzaba Uruguay con agregados legislativos, con tratados internacionales como el Convenio de Berna, padre de todos los convenios y basado en el concepto de Derecho de autor y la Revolución Francesa. A veces cuesta ver que se asocie a la falta de libertad de expresión cuando lo que han hecho los autores es evitar la censura. La libertad de expresión viene de la mano de los autores”, explicó de Freitas.

El director general adjunto de AGADU realizó una breve descripción cronológica del marco normativo en Uruguay sobre el Derecho de autor. Luego, desarrolló: “En el pasaje del tiempo hasta nuestros días, justamente en el momento en donde se registra la mayor cantidad de violaciones al Derecho de autor en Internet, es donde más se plantea la posición de equilibrio entre los derechos de acceso y la libertad de expresión. Los autores tienen una preocupación manifiesta.  En esa historia, la sorpresa fue mayúscula cuando se aprobó el texto en la Cámara de Senadores en abril. Jamás se vio un texto igual a ese. Yo lo atribuyo, y así me lo han hecho ver algunos de los senadores intervinientes, al erróneo asesoramiento respecto del alcance de los derechos. En este contexto, el PIT-CNT propició el diálogo entre las instituciones que participaron. La causa era el acceso a los materiales de estudio y era obvio que invitados decidimos participar.

Nos encontramos con una ley vigente de 2003, con un proyecto de ley que trata de actualizar las excepciones y limitaciones, y con ese levantamiento sorprendente, como una voz total de repudio a ese Proyecto de ley. Los comentarios de los autores y los intelectuales son fantásticos para ilustrar esa posición. Hay un sector que se siente amenazado. No se puede hablar de políticas de innovación y creación, y quietar la protección. Ningún país que se precie de tener industrias culturales hace semejante cosa”, sostuvo de Freitas.

Al cierre de su intervención, dijo: “El legislador no se puede sentir libre porque tiene un tratado internacional como marco y debe respetar la famosa Regla de los Tres Pasos. No es fácil el tema, pero hay que tener claro en qué consisten las limitaciones y excepciones. Si hablamos de políticas de innovación y de protección debemos ser conscientes de que es un desafío para no ser consumidores únicamente de lo que se crea en el extranjero”.  

Alberto Sileoni, ex ministro de Educación de Argentina y Daniel Iglesias de Conectar Igualdad de Argentina, expusieron sobre las soluciones que encontró el país vecino para facilitar el acceso a material de estudio de calidad con la idea de que la experiencia en la región sirve de ejemplo como trabajo desde el ámbito público.

Galería de fotos: