NOVEDADES

Jóvenes invitados por AGADU disfrutan del destacado documental “El padre de Gardel”

news

Más de 100 jóvenes de secundaria y el INAU participaron el pasado miércoles 21 de mayo de una función especial de la película “El Padre de Gardel” organizada por AGADU, y una mesa redonda realizada en la Casa del Autor con el director de la película, Ricardo Casas. La actividad se enmarca en el Convenio de Actividades Culturales signado entre AGADU y la Biblioteca Nacional.

La función especial proyectada en el cine Torre de los Profesionales organizada por AGADU reunió a 50 jóvenes del proyecto CECAP –de secundaria- convocados por el director de Educación del  MEC, Prof. Luis Garibaldi, y 50 jóvenes del INAU invitados por el director de la Biblioteca Nacional, escritor Carlos Liscano.

Luego de haber disfrutado del documental recién estrenado, los jóvenes fueron recibidos en la Casa del Autor – Sala Mario Benedetti - por el presidente de AGADU, Alexis Buenseñor, quien dedicó unas cálidas palabras agradeciendo la presencia del numeroso grupo que a pesar de la intensa lluvia, se acercó desde Las Piedras, Barros Blancos, Rocha y otros sitios del país. 

Por otra parte, Buenseñor destacó la importancia de que los jóvenes continúen participando de la oferta cultural que ofrece nuestro país, desde el rock, la danza, a la música tropical, “porque la cultura nos enriquece”. Además, el presidente de AGADU motivó a los jóvenes a expresarse y componer, desde textos a coreografías, y así fue que uno de los jóvenes compartió con los presentes una canción de su autoría.

La oportunidad única de intercambio con el director de la película fue tomada con entusiasmo por los jóvenes, quienes dialogaron con Casas sobre el proceso de realización de la película y algunas curiosidades que muestra el documental.

El Asesor CulturaI  Adscripto a Presidencia de AGADU y  Coordinador de Actividades Culturales, Ignacio Suárez, participó compartiendo la mesa junto al director de la película y enriqueciendo el diálogo entre éste y los jóvenes. “Es una película que está siendo muy sacudidora porque se habla de cosas que no se hablaban y menos en Tacuarembó que había una especie de silencio cómplice” expresó Suárez, quien agregó que uno de los logros de la película es que se haya realizado un encuentro de la familia Escayola.

“El padre de Gardel” es producto de diez años de trabajo, de los cuales siete corresponden a la investigación previa que requirió el documental, según cuenta Casas. “Primero hay que conocer al personaje” asegura el director, y más arduo es el trabajo cuando, como en este caso, se trata de un tema tabú.

Ricardo Cáceres explicó,  a partir de las inquietudes de los jóvenes, lo que implica el género documental a diferencia de la ficción, así como el trabajo de investigación previo al rodaje, la filmación y edición de la película, y su difusión en todo el país y el exterior.

Varias fueron los elementos que llamaron la atención de los jóvenes y que les eran desconocidos sobre el padre de Gardel, como haber estado casado con tres hermanas y haber tenido 50 hijos naturales según se estima. El documental les permitió además conocer aspectos desconocidos del propio Carlos Gardel así como la forma de vida de esa época: “Y no es la historia de otro país, es la historia de acá y no hace tanto tiempo” enfatiza Casas.

Por su parte, Ignacio Suárez abrió a la reflexión el caso de Carlos Gardel donde partiendo de un hecho negativo, como es la negación de su propio padre, logra convertir esa experiencia en algo positivo para compartir con otro, como lo fue su arte.

La yapa

Mientras los jóvenes se acomodaban aguardando la llegada de Casas, uno de los socios más queridos de AGADU pasaba por allí y con gusto aceptó compartir unas palabras. Ni más ni menos que Mario Carrero,  fue quien se dirigió a los jóvenes instruyéndolos sobre el derecho de autor desde su propia experiencia.

“Cualquiera de ustedes puede ser autor de una canción y eso pasa a ser propiedad de ustedes, pero además pasa a ser propiedad de nuestro barrio, nuestro país”, expresó. Además, cofesó que viniendo de un hogar muy humilde, nunca imaginó las cosas que podría hacer gracias a la guitarra y al canto.

Por otra parte, contó que suele escribir más sobre las cosas en las que ha fallado que aquellas que salieron bien, y que fortaleció su capacidad de escribir frente a otras debilidades que tenía: “yo creo que uno se hace fuerte en algunas cosas porque es débil en otras”.

Mario Carrero, integrante del exitoso dúo Larbanois-Carrero, motivó a los jóvenes a escribir, a componer pero también a mostrar sus creaciones. “Quizás el arte no esté en lo que uno hace sino en lograr contar lo que uno tiene dentro y dejarlo salir”, aseguró.